Logo de variación de Capilar innovation Clinic en Sevilla

Técnica DHI

El método DHI (direct Hair implantation) es una nueva técnica de implante capilar y menos invasiva. Para ello utiliza una herramienta de implantación específica, denominada Choi Implanter Pen, este dispositivo permite la implantación directa de cada folículo piloso tanto en precisión como en ángulo. Esta técnica presenta grandes ventajas, ya que el folículo se implanta directamente en la zona receptora sin necesidad de abrir canales para posicionar el folículo, al contrario que en la técnica FUE. Con este método el folículo está protegido por toda su circunferencia y tamaño y se produce una supervivencia del 99% del folículo.

Preoperatorio Técnica DHI

Antes de realizar el injerto, tendrá lugar una consulta presencial con el especialista y médico. En ella se realizará un diagnóstico definiendo los objetivos de la sesión, que nos permitirá determinar el tratamiento y las soluciones concretas para poner fin a la pérdida de cabello. En la misma, se llevará a cabo una exploración física completa y confirmación de patologías previas, así como circunstancias personales o familiares, mediante la comprobación de antecedentes genéticos. De manera general se realizará una analítica preintervención.

Una vez confirmada la necesidad y viabilidad de llevar a cabo un injerto capilar, se determinarán las áreas donantes y de extracción, determinando qué zonas serán rapadas o no antes de la extracción y el implante.

Tratamientos capilares para tu alopecia en Sevilla en Capilar innovation Clinic
En Capilar innovation Clinic en Madrid tratamos tu gran problema de alopecia femenina

La intervención con Técnica DHI

El procedimiento comienza dibujando las líneas de entradas, teniendo en cuenta las preferencias del paciente, anestesiando de forma local las zonas que serán intervenidas durante el proceso. 

Una vez preparada la zona del paciente, empezamos la intervención. El primer paso es la extracción de las unidades foliculares de la zona donante, realizando una incisión circular en la piel que rodea la unidad folicular para poder extraerla del cuero cabelludo, garantizando gracias al material utilizado, el ángulo de los injertos y la conservación de la dirección. La extracción folicular se realiza con un micromotor con punta de punch de diferentes diámetros, dependiendo del grosor del pelo del paciente (0.6 a 0.8 mm). Una vez realizada la extracción de los folículos, se quedarán unos pequeños agujeros en la piel que cicatrizan en unas pocas semanas. Repetiremos este proceso hasta conseguir la cantidad suficiente para cubrir la zona receptora, porque la cantidad de extracción varía según cada paciente. 

Finalmente, a la hora de implantar el folículo, este se coloca previamente en el bolígrafo o implanter (Choi pen), de forma que cubre y protege el folículo 360 grados durante la fase de implantación para luego ir injertado uno a uno. Por tanto, el folículo queda protegido, y habrá menor riesgo de que sea dañado, asimismo las incisiones (canales donde irá el folículo) en la zona receptora son mínimas por lo que reduce el sangrado y el trauma durante la intervención. Todo esto da lugar a un postoperatorio bastante rápido, alrededor de 4 a 7 días.

Postoperatorio tras intervención con Técnica DHI

Después del injerto de cabello, se realizan visitas de seguimiento. Como hemos comentado anteriormente el postoperatorio es bastante rápido, permitiendo volver al paciente de manera rápida a su rutina.   Es un proceso sencillo basado fundamentalmente en el reposo, hidratar y cuidar la zona, así como seguir las instrucciones postoperatorias que se indiquen en cada caso. 

La evolución del trasplante capilar es variable, alrededor del cuarto mes es cuando se comienza a ver las nuevas fases de crecimiento de los folículos, y cuando se pueden empezar a apreciar cambios significativos, no obstante, el resultado final se valorará al año de la intervención.

Imagen de después - Capilar innovation Clinic en Sevilla
Imagen de después - Capilar innovation Clinic en Madrid

Antes y después de injerto capilar con Técnica DHI

Como hemos expuesto previamente, se debe tener en cuenta, que, a diferencia de la mayoría de las intervenciones quirúrgicas, el trasplante capilar no tiene un resultado inmediato.

Una vez iniciado el tratamiento, debemos ver la evolución mes a mes, pudiéndose apreciar los resultados de forma progresiva.

Preguntas frecuentes sobre el injerto capilar con Técnica DHI

  • Alta supervivencia de los folículos implantados.
  • Reducción del sangrado durante la fase de implantación. 
  • Rápida recuperación durante la fase postoperatoria.
  • No es necesario rasurar el área receptora, teniendo en cuenta siempre la situación de cada paciente.
  • Cicatrización más rápida. 
  • Mayor densidad que con otros tratamientos.
  • En esta técnica se utiliza un instrumento muy específico que necesita una mayor precisión durante la cirugía. Por lo tanto, es importante realizarlo en manos de un especialista correctamente cualificado.
  • Este tipo de tratamiento está recomendado para injertos en zonas de poca extensión, por lo que no se recomienda en casos de calvicie total o avanzada. Por lo que se implantan menos folículos respecto a la FUE.

El método DHI para el injerto capilar puede ser usado tanto en hombres como en mujeres. Debemos tener en cuenta las características de cada tipo de cabello, que hacen que sea más sencillo y que aporte los mejores resultados cuando el pelo es fino y liso. En caso de pacientes con cabellos rizados y grueso, puede dificultar la entrada en el Implanter, y por tanto condicionar el éxito de la intervención.  Antes de decidirse, se recomienda que se consulte a clínicas capilares y a un profesional, ellos podrán asesorarlos en función de cada caso concreto.

La principal diferencia que encontramos es la forma en la que se implantan los injertos en el área receptora. Durante un trasplante FUE, los canales se abren antes de la implantación para posteriormente introducir los injertos extraídos. Por otro lado, la técnica DHI, hace uso de una herramienta especializada tipo Choi, que permite que la implantación se realice sin necesidad de crear primero los canales para los injertos.

No, no siempre es necesario raparse la cabeza. Hay situaciones en las que la zona a realizar el implante capilar son zonas pequeñas, en estos casos, no hace falta recortar todo el pelo de la cabeza al ser una zona tan definida.

Una de las ventajas que tiene esta técnica, es que es posible realizar un injerto capilar DHI sin raparse, aunque se debe tener en cuenta que esto dependerá de la persona y por tanto de la evaluación del especialista en el momento de la intervención.

El resultado es definitivo, y los rastros de la intervención serán indetectables a lo largo de los días. Debemos tener en cuenta que la alopecia puede avanzar en zonas donde no se ha realizado el implante capilar.

Ponte en contacto con

Capilar Innovation Clinic

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque quis augue ipsum. Donec lacinia pellentesque tortor eget ullamcorper